martes, 1 de noviembre de 2011

¿Cuándo aprenderé?

¿Cuándo aprenderé a no morderme la lengua? A no callarme cuando en medio de una reunión familiar unos parientes de una tía política mía comentan algo sobre un conocido que es "medio maricuelo", sólo para evitar polémicas innecesarias?

¿Cuándo aprenderé que la gente miente más que habla? Que en un perfil pone una cosa cuando la realidad quiere decir la contraria?

Y sobre todo... cuando aprenderé a que la gente es gilipollas...

Tal vez el problema es que el gilipollas sea yo. Bueno, da igual, hoy no os voy a poner un post simpático, porque sinceramente, hoy no estoy por la labor. Mañana os cuelgo uno. Pero hoy solo quiero decirle al mundo que me da asco. Hala, y sin acritud.

Y ni foto pongo hoy. Que no me sale del mondongo. No me lo tengáis en cuenta. Se me pasará. Siempre se termina pasando.

22 comentarios:

  1. Claro que sí, no hay que morderse la lengua. Las cosas se pueden decir de muchas maneras. Yo intento usar la diplomática, no siempre lo consigo.

    Besazos!!

    ResponderEliminar
  2. Claro que no, mira yo, no me muerdo la lengua y la verdad es que no me va mal. La gente reacciona mal ante ciertas cosas pero es lo que pasa cuando le dan la espalda al mundo real.

    Un besazo y anímate.

    ResponderEliminar
  3. Es que hay días de esos en los que, cuando se te derrama el café del desayuno, ya empiezas a mosquearte y a pensar.... uy, uy, uy... qué mal pinta esto, pero como bien dices, todo pasa, ya lo dijo SAN JUAN DE LA CRUZ, ante la adversidad "Esto no es más que una mala noche en una mala posada"....

    ResponderEliminar
  4. relax hombre qu las cosas como de quien vienen,

    ResponderEliminar
  5. Yo cada vez me callo menos cosas. lo de ser 'políticamente correcto' no se ha de aplicar cuando los demás no lo son. Además, casi siempre soy yo quien lleva la razón ;P

    ResponderEliminar
  6. Mi idea es dejar que los demás digan lo que quieran. Ya ha dejado de afectarme lo que opinen. La opinión es como un culo: cada uno tiene uno.

    ResponderEliminar
  7. Supongo que primero deberíamos desaprender todo lo aprendido,y aunque aceptemos que tenemos que estar supeditados a verdades colectivas que nos estructuran y conforman, tenemos que buscar nuestra voz individual, si no acabaremos por no reconocer a los demás y lo que es peor a nosotros mismos

    ResponderEliminar
  8. Chuchi, te has levantado con el paso 2??? Ya sabe, 1 el brikidans, 2, el cruzaíto... jejeje

    Venga... arriba esas pollas... digo.... arriba esos ánimos, o ánimas.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. Espero que esto no se te pase, porque está bien que te cabree que el mundo sea gilipollas.
    Lo es, y no hay nada mejor que tener la libertad suficiente para poder expresarlo, sin caritas sonrientes ni bromitas... Y tú lo has hecho, no en la comida, pero sí aquí... supongo que eso es placer suficiente,el tener tu espacio para expresarte libremente y saber que afectas a personas que te leen, personas que quizá si, en alguna comida algún pariente de una tía dice estupideces, le metan un buen corte...
    besos

    ResponderEliminar
  10. Pues sí, la gente es un poco imbécil. Cierto. Sólo te queda una opción. Pasar de éllos como de la mierda. Comentarios de ésos en las comidas familiares tengo yo siempre. Y no van dirigidos directamente a mi. Pero los siento como un ataque personal. Muchas veces les pegaría de hostias. Pero más o menos me aguanto.

    Veo que tienes carácter...eso me pone mogollón.

    (Ah. Y ya sé que no eres gafapasta. Eso lo escribí como diciendo que a lo mejor quedabas con uno que hacía últimamente alarde de gafapastismo. No me expresé muy bien)

    Besos y agur

    ResponderEliminar
  11. Ay, mi querido Z, en esas reuniones familiares, lo mejor es aceptar tu condición y dejarles boquiabiertos y estupefactos. Recuerda que tu vida es tuya y solo tienes una. Hay que vivirla a tope porque es muy corta. Al igual que yo hace cuarenta años en España, tiré toda la sociedad por la borda al unirme a un hombre separado con tres hijos. No existía el divorcio pero yo quería a ese hombre. Entonces me pregunté ¿Quién va a vivir mi vida? ¿El portero? ¿El qué dirán? NO, la voy a vivir YO. Pues, como te digo, tiré a toda la sociedad por la borda. Me fui a vivir con él y me convertí en la super oveja negra de mi familia (oligarquíca y tradicional vasca). Hoy en día todos sus hijos están separados, "rejuntados" o son gays. Mira por donde... ¡Ánimo mi querido Z! Besotes, M.

    ResponderEliminar
  12. Quizás no es aún el momeento de cantar y no parar, aunque el silencio es todo menos gratis.

    Un beso que te suba el pavo ;)

    ResponderEliminar
  13. Me parece cojonuo que el mundo te parezca gilipollas.

    Si la gente es libre de decir insensateces nosotros debemos de, al menos, subrayar lo que nos jode...

    ResponderEliminar
  14. Todos tenemos un día malo en el que soltamos cuatro verdades, pero la verdad ofende, eso es así de simple.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. A veces hace falta no morderse la lengua...Uno queda más a gusto.

    Un profesor en la universidad, que me recuerda mucho a cierto médico de una serie de TV, decía en sus clases que en su consulta médica, partía de un punto: El paciente miente...

    Después de un tiempito en el ejercicio, no todos pero un porcentaje suficiente, si lo hace...

    Tanquilo. Luego de la tormenta, viene la calma y el sol.

    ResponderEliminar
  16. Es lo que tienen los festivos: tener que soportar las sandeces de los familiares....

    bss

    ResponderEliminar
  17. Bueno, parece que saliste de la cama con el otro pie. Espero que ya se te haya pasado, pero que coño, todos tenemos derecho a tener un mal día.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  18. Z, algo te tienes cabreado y creo ( tal vez me equivoque) dolido también, el mundo es aveces superficial e hipócrita y solo lo aprendemos a base de golpes que es lo malo, nadie nos avisa de que hay mas gente mala que buena en el mundo y así sucede que aveces nos lastiman y otras veces nos lastimamos nosotros mismos por ingenuos.

    Anímate, como dicen: mañana sera otro día.

    Bsos

    ResponderEliminar
  19. Una cosa tengo clara. Prefiero, hoy por hoy, no reprimir mi inconformidad ante determinadas cosas, siempre y cuando no pierda mi dignidad en la batalla. He vivido tantos años de represión a tantos niveles que ahora sólo deseo una cosa: Mi paz interior... Mi lucha está en la búsqueda de la felicidad, lo demás estoy aprendiendo a alejarlo de mi... May i help you???

    ResponderEliminar
  20. El 95% de la peña es gilipollas. No es prepotencia, seguro que yo estoy en ese 95% para muchas gente, como algunos de ellos están en mi 95%. La vida vale la pena por el 5% restante pero hay días en que por un motivo u otro -y porque son muchos más- sólo te cruzas a los gilipollas y esos días te gustaría vivir en lo alto del monte a varios kilómetros del núcleo habitado más cercano y espantando curiosos con el rifle (exagerando :))

    Y aparte de gilipollas, la peña también es bocazas y antigua y llena de prejuicios y no tienen ni idea de lo que dicen, efecto que se nota especialmente en los tíos y primos carnales, por algún extraño motivo que me hace odiar las reuniones familiares y me lleva a separar a los consanguíneos en familia y familiares atendiendo al criterio de si me caen bien o no.

    Si se puede hacer algo para animarte, dilo ¿vale?. Un besazo.

    ResponderEliminar
  21. ¡Siempre poderrean por la boca los que más tienen que callar! Lo tengo comprobadísimo..
    En fin! No te hagas mala sangre! Besos, guapo!

    ResponderEliminar
  22. SwagBucks is a very popular get-paid-to website.

    ResponderEliminar