jueves, 24 de febrero de 2011

Delicioso

     Una vez regresado de Madrid, me disponía el otro día a comer en cierta cafetería cuando de repente algo llamó poderosamente mi atención en el menú...


     ... vale, es evidente que algún gracioso ha customizado la carta, pero el susto me lo he llevado igualmente imaginándome mis verduritas con sus ladillas salteadas. Aunque por otro lado ya hace años que leí que el futuro de la alimentación pasa por el consumo de insectos, fuente de proteínas y de sencilla producción.

     Yo de momento he probado una vez los saltamontes fritos, traídos directamente desde méxico, que sabían como las pipas de girasol por la de sal que llevaban, pero que tienen el incordio de las patitas que se te clavan entre los dientes y son un rollo para sacarlas. A mí, sinceramente, esto de comerse bichejos me sigue sin resultar atractivo, la verdad. Pero, desde luego, lo de comerse los piojos de salvasealaparte, sigue resultándome un poco excesivo. no? Es como si me dicen que a partir de ahora van a hacer revuelto de cucarachas o algo por el estilo, será muy nutritivo pero en absoluto organoléptico.

     Y si sabré yo de organoléptica! Aún recuerdo cuando se me metió entre ceja y ceja aprender a cocinar tortilla de patatas, allá por mi más tierna infancia. Siempre se me pegaba la tortilla y al darle la vuelta terminaba en un amasijo de huevo revuelto con patatas. Un día que mi familia se había ido a asturias y yo me había quedado estudiando (vale, no era tan tierna mi infancia, debió ser con unos 15 años) decidí hacer la tortilla más hermosa que en el mundo se recordaba. Pelé con cariño las patatas y las partí en minúsculas láminas para freirlas y escurrirlas con cuidado. Batí los huevos procurando no dejar ningún pequeño fragmento de cáscara, por minúsculo que fuera. Mezclé con el huevo batido las patatas ya fritas y retiré el aceite de la sartén. Bajé un poco el fuego (de aquella aún teníamos cocina de gas) y lo dispuse todo en la sartén, procurando evitar que se quemase. Pasaron uno, dos minutos, le dí la vuelta con el cuidado máximo que mi inexperiencia culinaria me permitía, y tras otros dos minutos, apagué el fuego. Había quedado perfecta cuando la saqué al plato. Con mi deliciosa tortilla me dirigí a la mesa y, tras freir un par de filetes, me dispuse a deleitarme con el manjar que había cocinado.


     Entonces, fue justo entonces, cuando saboreaba el primer bocado mientras pensaba en lo hermosa que había quedado la foto que le había hecho a la tortilla, cuando me dí cuenta que me había olvidado... de ponerle sal.

33 comentarios:

  1. Dios santo, esas primeras experiencias culinarias siempre llenas de errores básicos que transforman un sabroso majar en algo casi casi comestible...

    No me preocupa mucho lo que comamos en el futuro, en mi tierra dicen que hay los mejores cocineros del mundo... Jajajajaja...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Un amigo estuvo de viaje en China y volvió con dos cajas de escorpiones diciendo que allí son lo que aquí los kikos. Me dio a probar uno y el hecho de que estuviera tan especiado me gustó (soy muy de sabores fuertes) pero en cuanto se me clavó el aguijón en la encía llegué a una conclusión parafraseando al cuervo de Poe: Nunca más.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. No serías tu el graciosillo que borró la pizarra para sacar la foto ¿no? jaja

    Yo también tengo un pasado con la tortilla de patatas... jaja cuando estaba en la universidad trabajaba los fines de semana de camarero en un restaurante, y un día tuvimos que organizar una pinchada para una concentración motera, como necesitaban gente en la cocina me ofrecí a ayudar... ¡15 tortillas de patatas tuve que hacer! jajaja le cogí tal manía que desde entonces no he vuelto a probarla y solo el olor ya me revuelve el estómago... jaja
    beZaZoZ

    ResponderEliminar
  4. jajajajja ay pero la foto esa dl cartel ES!! ajajajajajajajaj dios santo D:

    yo comi tortilla de aTun hoy :B

    ResponderEliminar
  5. Una vez quise hacer espaguettis, no sabía hacerlos, y opté por la solución fácil y básica, jajajaj, llamé por teléfono a mi padre para que me lo explicara desde la oficina, jajaja.

    Besazos!!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, ya veo que no soy el único al cual se le complica ( bueno se me sigue complicando) hacer al tortilla de patatas..jejeje, bella que quedo..la sal, anda se al pones después y listo…saludos.

    ResponderEliminar
  7. Peace, es que las primeras veces... las primeras veces... menudo desastre las primeras veces...

    Christian: Es que cuando te clavan el aguijón... telita.

    Sergio: El susto morrocotudo que me llevé en la salida de la cafetería fue de aúpa. Tanto que volví sobre mis pasos después de recoger el móvil de mi coche para hacerle la foto. Yo no tengo tanta originalidad (ni tan mala leche) como para ponerme a hacer esos desaguisados, jajaja.

    Brekiaz: Es que la gente también es... pa mear y no echar gota, que se dice, jajaja.

    malaputa: cuál de ellos? jajajajaja!

    davichini: la de recetas que se han dado vía telefónica. Si lo supiera el bueno de Arguiñano, se montaba un locutorio, jajaja.

    ResponderEliminar
  8. tnf25: jajajaja, oye que conste que ahora me salen muy bien. Bueno, se queman y tal pero al menos les echo sal, jajaja.

    ResponderEliminar
  9. Incluso en las historias mas apasionadas hay que añadir una pizca de sal.

    ¿A que ahora ya no se te olvida?
    Aun asi, seguro que comiste de rechupete.

    Besotes!

    ResponderEliminar
  10. Jajajajajajaja, no si al final lo de asexual va a ser una cortina de humo.

    ResponderEliminar
  11. Dulicioooooooso!!!!

    Haberle echado sal por encima xD

    EstO me recuerda que tengo una tortilla pendiente desde hace semanas..... :p

    ResponderEliminar
  12. Ohhhh, se tarda un tiempo en dominar los huevos jajajaja Ladillas, jesúúus, nunca me había fijado que la ensaladilla las tuviera; claro que yo no es que sea muy observador, fíjate que para descubrir el ant de mi nombre, tardé lo mio, jesúús.

    Pues según las estadísticas los chicos de hoy ya saben hacer tortillas a los quince o antes; pero sin sal :P Hay que salir

    Besos, este comentario no te lo cobro

    ResponderEliminar
  13. Las primeras veces las cosas nunca salen como deberían, jejeje.

    Yo no había tocado una sartén hasta que me fui a vivir fuera de casa y de golpe y porrazo me tuve que empezar a hacer la comida todos los días... al principio un poco insípido todo y, sobre todo, lo que podía llegar a manchar... con el paso de los años ya me manejo con soltura y, lo mejor, ya mancho mucho menos.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  14. INSOLENTE: sin duda fue mano de santo. Nunca más se me olvidó, jajaja.

    Christian: Soy asexual por resignación, no por devoción, lo diré aquí y en la china. Y las ladillas, en esa ocasión, no eran mías. Pero otro día os cuento de mis ladillas, que haberlas, las hubo.

    Have a nice day: Y qué te crees que hice? Pero con sal por encima... no sabe igual, jajaja.

    AntWaters: Es que yo he sido retrasado para algunas cosas. Afortunadamente, para otras he sido precoz y así da una media medio normal, jajaja. Gracias por el comentario gratis, jajaja.

    Erbitxin: Ya te digo, las primeras veces... menudo lío! Pero de la tortilla tengo más anécdotas que contar. Aunque no es plan lucir aquí todos mis defectos, no?

    ResponderEliminar
  15. Que antojo de bocadillo de tortilla me haz dado, a mi los chapulines(saltamontes) me parecen ricos aunque hay otras regiones de México que preparan hormigas y son más crocantes jujujujuju..

    La verdad es que yo tan poco soy tan fan de lo éxotico, mi dieta más parece mediterranea que mexicana, casi ni al chile(picante) le entro y eso que aquí hay lugares donde todo pica como lumbre.

    ResponderEliminar
  16. Jajaja alvaro a mí me encanta la comida mexicana, hoy mismo comí mi particular versión de los burritos, con su pimientito y todo. A falta de chili le pongo guindillas, apañao que es uno. Pero claro, como sólo cocino para mí, si no me gusta, nadie va a enterarse, jajaja.

    Aunque no pienso ir por el campo buscando saltamontes para freirlos en la sartén, jajaja.

    ResponderEliminar
  17. Bueno es saberlo, yo he tenido la suerte de no padecerlas nunca. Pero yo sigo pensando que cualquier día das el campanazo y le dices hasta nunca a la asexualidad.

    ResponderEliminar
  18. JAjaja, tú no duermes nunca? Yo me voy ahora a la cama que ya son horas y mañana voy a surfear. Taluegooooooooooo!

    ResponderEliminar
  19. Los jueves no perdono Gran Hermano, pero me voy ya que mañana me espera un día muy duro de trabajo-casting-concierto.

    Besossss.

    ResponderEliminar
  20. jajaja ladillas... a ver si en algun momento comento yo mis batallitas del ejercito...combatiendo ladillas incluido...

    No sé hacer una tortilla de patata pero a mi marido le salen de muerte se lo dejo a él aunque si me pongo seguro que me sale bien que como todo si uno se pone lo logra... y la sal a mi no me habría importado que con o sin sal si está buena está buena :-)

    Besos_asexuales de esos tuyos

    ResponderEliminar
  21. ¿esto hay que interpretarlo como una metáfora de la pasión en la vida de Z o algo así? Y no me refiero a las ladillas :-P

    Ah, preguntas.

    ResponderEliminar
  22. Uffff christian, gran hermano. Aprovecha que en nada te cambian el canal por uno de tematica rosa 24 horas (se ve que gran hermano 24horas es tematica morada).

    Adrianos, mas hambre que yo tenia aquel dia y mayor esfuerzo del que dedique a hacerla bonita no se ha reunido jamas en este mundo. Pero sin sal estaba... Asquerosa. Cuando invita tu marido???

    Theodore, jajaja, si es que por asexual soy como mi tortilla, prometo mucho... Pero me falta la sal, jajaja. Que buen comentario el tuyo!

    ResponderEliminar
  23. 5,34 € ¿Qué precio es ese? Las ladillas no se padecen: se disfrutan. Si no se conoce la sensación o se es muy caso y soso o no se ha divertido uno lo suficiente.

    ResponderEliminar
  24. A mi me gusta la cocina, especialmente las pastas y las carnes, para ese tipo de recetas tengo buena mano, para pucheros, platos de cuchara y potajes entonces es mi novio quien coge el relevo y el delantal....

    ResponderEliminar
  25. Organoléptico????? pordiossss como se nota que tienes estudios!!!

    Ladillas? que asco. Y yo me pregunto, cómo se cultivarían. Habrían granjas de seres humanos en pelota picada llenitos de ladillas. Y luego la recolección, qué?, quién sería el guapo o la guapa que iría de pubis en pubis cogiendo los más gorditos para envasarlos y enviarlos a las tiendas?? Que cosas!!!

    Esa tortilla la hiciste tú? jajajaja. Perdona mi hilaridad. Que no es que no confíe en tus dotes culinarias, eh, es que esa tortilla tiene toda la pinta de ser de "google-imágenes"

    Bueno, me voy a jugar con la Nancy y su armarito.

    Beesitos.

    ResponderEliminar
  26. Por dios... a mi lo que me ha llamado la atención no es lo de las ladillas... que oye... peores cosas nos habremos llevado a la boca, jajajaa, es el precio, coño, que baratez.

    Sobre la tortilla, que típico, chuchi, la sal... la puta sal... pero te diré, porque eres nuevo fans... qeu ya he mencionado en más de una ocasión, que yo soy alérgico a la tortilla de patata... así como lo lees... o alérgico o algo similar, pero no puedo con ella, me hace vomitar solo su olor.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  27. Anécdota de mi padre cuando era crío:

    En el pueblo resulta que un día la familia de mi padre ininvitaron a comer al cura. Prepararon una enorme paella para servir entre todos los comensales, el caso es que en la paella se había colado un inoportuno grilo que se churruscó enterito con la cocción. Nadie se enteró de ello hasta que, al repartir la paella, al cura le tocó una parte del animalejo (Y a mi padre la otra). El caso es que tanto mi padre como el cura se comieron al bicho (el cura sin darse cuenta, mi padre conscientemente. Y es que en los puelos los aliños de la paella son distintos XD

    ResponderEliminar
  28. jajajaja Que exotico el menu!!!
    Yo si he comido cosas extrañas! de niño vivia en casi todo el peru y cuando vivia en la selva comi:

    Sopa de culebra, iguana frita, suri(unas larvas de escarabajos grandotes), hormigas fritas, sopa de tortuga, paiche (un pez amazonico inmenso) y piraña.

    Aunque comer insectos me parece mucho jajajajajas y mas si son ladillas! jajaja

    ResponderEliminar
  29. jajaj! Tienes buena hasta la tortilla de patata! jajajaj!
    ¿Se puede decir mejor piropo? jajajaj!

    Besos!

    ResponderEliminar
  30. jordim: encantado de leerte, jajaja, sí, sin sal y sin azúcar, como el pan tostado Recondo, que tomaba mi abuelo, jajajaja.

    Have a nice day: y mañana más.

    Stultifer, hay que saberse mover, jejeje

    Observatorio, sigo deseoso de probarle los cocidos a tu novio.

    Rosa, sí lo de las ladillas daría para un millar de posts, jajaja. Y sí, vale, no es mi tortilla, pero porque, para colmo de males, mi foto salió mal (de aquella no había cámaras digitales, ya sabes) y al final me quedé sin foto y sin tortilla exquisita (sin sal estaba... bueno, no exquisita, vaya).

    Pimpf, te digo lo que a Stultifer, hay que estudiar el terreno para encontrar menús a ese precio, jejeje. Alérgico a la tortilla? Será al huevo, pero a la tortilla... tú déjame que ya te haré yo una para que te la comas toda, toda, toda.

    YOGUR: es lo bueno de la paella, que le metas lo que le metas si lo dejas el tiempo suficiente seguro que termina estando bueno. Aunque sólo sea porque a buen hambre no hay pan duro, jajaja.

    Gary! Para exóticos tus menús! Sopa de tortuga? Eso está ya prohibido, no? Lo que no te envidio nada es lo de los gusanos, es que me imagino al de "last survivor" comiendo sus bichejos y se me revuelven las tripillas, jajaja.

    Angel: Se puede sacar un piropo del lugar más insospechado, jajaja. Bueno, o casi. El "te comería hasta las ladillas" no suena bien por mucho que pretenda piropear, jajaja.

    ResponderEliminar