lunes, 28 de febrero de 2011

Abdominator

     Suelo ir todas las semanas a una clase de media hora de abdominales porque el monitor que la da me gusta mucho. No me refiero a que sea atractivo, sino a que realmente me gusta, es de los típicos que te hace sufrir y la música que pone me motiva y los ejercicios suelen estar bien trabajados. Me lo paso bien, vaya.

     Bueno, vale... y tambien él está muy bueno.

     Así que allí estaba yo con la colchoneta bajo la espalda, mirando al cielo, aguardando a que ese Adonis viniera a darnos un poco de caña para hacer nuestra media hora de abdominales, que es el único ejercicio que me gusta porque puede hacerse tumbado (eso otro que se os está ocurriendo NO ES UN EJERCICIO, listillos).

     Entonces llegó ella. Con paso firme, cogió una colchoneta y se tumbó en el suelo, mientras todos expectantes nos mirábamos un poco sorprendidos. No dijo "Buenas tardes", en realidad no dijo nada salvo un seco "boca arriba subimos uno, dos, tres, cuatro" y así continuó durante varios minutos. Todos obedecimos como borregos mientras echábamos de menos algo de música que nos marcase el ritmo. Por fín un suicida valiente se atrevió a sugerir a nuestra teniente O'neil particular que, tal vez, podría poner música. Fue peor el remedio que la enfermedad. Puso una canción al azar mientras, con ritmo completamente dispar, seguía diciendo números en escala ordinal, ora ascendente, ora descendente. El caos era absoluto. La señora de mi derecha resoplaba mientras su cara se iba poniendo cada vez más roja y alcanzaba un mayor volumen. La teniente seguía disparando números mientras gritaba al pobre incauto que había pedido la música cosas del estilo "ahora no tienes excusa así que quiero verte arriba, abajo, siete, ocho, nueve, diez".

"El fracaso no es una alternativa"... sí, sí, menuda tralla que nos metió la muy...

     Llevábamos una eternidad cuando por fín miré el reloj de pared y descubrí no sin desazón que, en realidad, faltaban casi veinte minutos y yo ya chorreaba del esfuerzo. La señora de mi derecha a estas alturas de la película ya era un clon de la reina roja de la peli de Tim Burton, y los del fondo de la sala ya reían por no llorar mientras la teniente (¿O ahora se dirá tenienta?) seguía a su ritmo y a su bola con el "mil, dos mil, tres mil, cuatro millones" cuando, entonces... entonces llegó él. Con su cuerpo atlético, su sonrisa profidén y su cuerpo atlético, su cara de niño bueno y su cuerpo atlético. He dicho ya que tenía un cuerpo perfectamente definido, a la par que atlético? No, no os confundáis, no era el monitor, era un alumno desconocido para mí lo cual no es muy dificil si tenemos en cuenta que en mi gimnasio debe haber diezmil socios, pero bueno...

"Que le corten la cabeza!" pensaba yo...
     La O´Neil les fue a hablar (ah, es que en realidad ese dios griego venía acompañado de una fémina pero... a quién le importa eso?) y les dijo "ya sólo queda un cuarto de hora o un poco más" pero, en su mundo paralelo y feliz ante la idea de aumentar su lista de damnificados, les dejó pasar igualmente (no me extraña, al ritmo que llevábamos íbamos a salir de allí con abdominales de acero -y alguna con una cabeza de tamaño globo-), y continuó con su festín, ahora abdominales inferiores, ahora laterales, ahora isométricos, ahora... me duele sólo recordarlo, aunque para dolor, dolor, el que tengo desde hace dos días, que cada vez que me viene un estornudo ya no sé qué hacer para evitar crujirme las entrañas.

     Finalmente O´Neil terminó con nosotros (literalmente en algún caso) y yo me fui a una clase de Spinning para terminar de molerme las entretelas. Y entonces, oh feliz casualidad, Apolo (ese del cuerpo atlético) se me puso al lado. Bueno, quien dice al lado dice con dos bicicletas por el medio pero eso le quita romanticismo al asunto. Total, que estuve toda la hora de clase mirando a la monitora, porque justo en el reflejo del espejo de detrás de ella podía admirar a mi Hércules con todo el descaro del mundo.

     Estoy empezando a darme cuenta que este post no suena muy asexual.

     Pues entonces mejor no digo nada de cuando me fui a la ducha y se puso en la de al lado. Ni de cierto trípode del que hizo gala. Ni de que... no, no voy a hablar de nada de eso. Sin embargo, os diré que la clase de abdominales ha sido muy eficaz. Dos días y medio después de las agujetas, aún sonrío pensando en lo que pueda depararme... la clase de esta semana, jajajaja.

27 comentarios:

  1. jajajaja Yo vuelvo mañana al gym luego de dos semanas de descanso! Y el monitor (que me aprecia un monton y por eso me saca la mierda ejercitando jajajajaja) se rie de mi cuando le dijo que la sesion de "abominables" es la mas dificil que tengo!

    Tu post me recuerda que mañana comienza mi martirio!

    UN abrazote!

    ResponderEliminar
  2. Una de las cosas que tengo pensadas (aparte de tatuarme o aprender noruego como Odin manda) cuando acabe con las oposiciones es empezar a ir al gym. Veo que cada vez eres menos asexual eh? Jajajajajajaja, nos has engañado!!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Jesúúúus, ¿y tú para qué quieres esos abdominales? ¿Isométricos? Si yo fuera asexual iba a hacer éso, jummm jajajaja

    No veo el momento de casarnos - con mi lobito,, digo - para así poder dejar de hacer ejercicio, ponerme una túnica y a comer y comer jajaja

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Claro que es ejercicio, que no exista federación que lo avale, no quiere de ir nada... Y no existe federación porque tendría que haber liga, y copa... Y no te cuento el follón ( nunca mejor dicho) que se armaría en la competición. Otra cosa, para ser asexual, menudo salido que me estas saliendo, si es que cuentas lo de la ducha y me terminas de poner cachondo....
    Anda un beso.

    ResponderEliminar
  5. el abdomen, algún día saldrá de entre mi panza, solo pensar en lo que tengo que hacer me cansa un poco , pero anda que tengo remedio…tu historia no se si me alienta o me aterroriza, pero seré franco ver tu foto, me pone..las pilas!

    ResponderEliminar
  6. Ánimo Gary! Yo sólo me quejo de mi pecho, de lo demás más o menos me voy defendiendo. Pero es que es ponerme a hacer press banca y morirme del cansancio sólo de pensarlo, jajaja

    Christian: Asexual del todo, eh. Pero tengo mis fases ciclotímicas, jajaja.

    AntWaters: Si el objetivo de hacer ejercicio fuera follar, hace tiempo que lo habría dejado, dado el nulo éxito, jajaja.

    Pau: Me alegro de haberte... emocionado con mi relato. Pero no pasó nada más, jajaja.

    tnf25: Las pilas me las pone hasta a mí, pero esa foto yo creo que no soy yo, en serio, jajaja. A ver en carnavales cómo me sienta mi disfraz de Fiona...

    ResponderEliminar
  7. Yo la verdad solo trato de hacer cardio, sudar mucha, sacar la energía malefica, y poder dormir como un bebe.

    ResponderEliminar
  8. Me he partido de la risa, de verdad, sobretodo conforme ibas describiendo la evolución de la señora de la colchoneta al lado de la tuya... yo paso de hacer ejercicio a caso hecho, aunque ando todos los dias 8 kms, 4 para ir a trabajar y 4 para volver a casa, no tengo musculos en ningun sitio, pero tengo los gemelos de POPEYE en las piernas (lo de andar es por la pereza, igualmente, de aprender a conducir)

    ResponderEliminar
  9. jajajaja!!

    Vigorexicos! jajaja...
    me se de unas cuantas moscas, que ya se estan frotando las patitas con tanto musculo. Es broomaaa...
    Pero, xiquiting,... tu, con toda tu asexualidad y sapiencia,... ¿No sales del gimnasio hecho un tigre feroz despues de ver tanto cuerpazo?
    Yo saldria enfermo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. KE ME E EKIVOCADO EN EL ANTERIOR COMENTARIO JAJAJAJA

    KE DIGO YO KE TAMBIEN PODRIAS ACERME UN HUEKITO PA IR CONTIGO A ASER ABDOMEN AJAJAJA MAS KE NA POR EL PROFE JAJAJAJA KE NECESITO KE ME ENTREN EN VEREA Y ME DEN CAÑA JAJAJAA
    BESOS

    ResponderEliminar
  12. zzzzzz: que rico ese profe¡¡¡ para comerselo, y que tu tambien andas enfermito??cuidate¡¡, malo no cuentas lo mejor, lo de la ducha, y el que se te puso al lado en la bici, uuu cuando vas a darte el gusto??

    ResponderEliminar
  13. Cuanto hecho de menos el gimnasio.... Buaaaaaa buaaaaaaaaa

    A ti un día te echan del gimnasio..

    ResponderEliminar
  14. Que conste, que yo dentro de lo que cabe, y cabe bastante... soy bastante bueno con eso de las abdominales, quien lo diría, pero yo siempre digo que debajo de mi mondongo hay una tableta de chocolate oculta..., claro que mi monitor del gimnasio siempre me recomendaba más tiempo de "calentamiento". Yo creo que en una ocasión conté como tenía de compañero de partido en el pueblo vecino a un Adonis, que curiosamente era compañero también de gimnasio, y yo no puedo con él, porque está bru-bru brutal.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  15. Que suerte que te puedes distraer la vista en el gimnasio y en las duchas. Seguro que si el adonis este sigue por allí te pasas de asexual a salido del tirón.

    Yo como voy al gimnasio de la urbanización, no tengo vestuarios en los que distraerme y en la sala, por las horas a las que voy, la única compañía que tengo es la de la limpiadora y mi música, que me la tengo que poner a todo volumen para que la señora no se me ponga a cotorrear, porque sino ni ella limpia ni yo hago ejercicio.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  16. Denuncia al gimnasio ahora mismo. No lo permitiría. Te contaré que abandoné un curso específico un año porque sin mediar palabra cambiaron al profesor. Eso no se hace.

    ResponderEliminar
  17. En cualquier caso llevaré encima un bote de bromuro, no se que te dé un brote de priapismo ciclotímico y me pille a mí cerca. :P

    ResponderEliminar
  18. Que miedo me ha dado esa señora! y no, este post no te ha quedado nada asexual! jaja

    bezazo

    ResponderEliminar
  19. Yo me he quedado preocupadísimo con la señora de cara enrojecida. Jesús, pobre mujer. Y con esta entrada se revela la verdadera motivación para ir a un gimnasio: el maroming!!

    ResponderEliminar
  20. Ya solo te falta comprar un jabón y dejarlo caer en la ducha disimuladamente delante del maromo en cuestión.... ¡y ya serás un bloguero como todos nosotros! Loco por echar un polvete y, lo más importante, luego contarlo, jaajaj


    Bezos.

    ResponderEliminar
  21. Lo del asexualismo tú lo tienes claro, no? XDDD

    ResponderEliminar
  22. Una lástima que en la ducha continuaras haciendo de voyeur y no pasarás al ataque...

    Una vez ley en un buen libro de educación sexual que un buen polvo (por decirlo a la pata la llana) cansa más que un partido de fútbol...

    Un abrazo.

    PS: Una mano negra me ha cerrado de nuevo los blogs. Estoy estudiando alternativas. De momento he recuperado mi blog sin imágenes aquí: http://peace-for-ever.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  23. Hay que decidirse a veces Z...Sino te quedas en el aparato como los caballos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  24. me falta datos sobre la femina que le acompañaba... amiga? novia? tienes que contar más.

    Ya veo que el maroromo ese hecho que tu suspuesta asexualidad sea ya un pasado jajaja

    besos

    ResponderEliminar
  25. jajaj!
    ¿Hubo o no hubo empalmamiento? jajajaj!

    Bueno... yo nunca he entendido por qué cuando voy a esos baños donde meas comunitariamente, los tíos se ponen justamente a diestra y siniestra tuyo cuando estás en plena meada... jajajaj!... Ahora que... con este post yo ya empiezo a entenderlo todo... jajaj!

    ¿Me aconsejas entonces ducharme con tu monitor? jajaj!

    Besos, Gallego alado!

    ResponderEliminar